Síndrome del túnel carpiano: ¿operar o no?

Vamos a empezar este post por el final, por la conclusión: la operación del túnel carpiano es el tratamiento más eficaz y duradero que hay para el síndrome del túnel del carpo. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. En este post vamos a demostrártelo. Te explicaremos de forma sencilla en qué casos es adecuada la operación, cómo es y lo que puedes esperar de ella, según los estudios científicos. 

Si te han diagnosticado de síndrome del túnel carpiano y te encuentras en la tesitura de operarte o no, este artículo puede arrojar luz y responder tus preguntas, sobre todo, a la más importante: ¿Es la operación del túnel carpiano efectiva?

¿Qué opciones hay para tratar el síndrome del túnel del carpo?

Básicamente, hay dos opciones: tratamiento no quirúrgico y tratamiento quirúrgico. La elección dependerá de la intensidad y gravedad de tus síntomas y del grado de lesión del nervio mediano que muestre el electromiograma.

El tratamiento no quirúrgico (férula y corticoides, entre otras opciones menos efectivas) es útil para aliviar los síntomas en el síndrome leve, pero la operación es el tratamiento preferido cuando la lesión del nervio es mayor.

Tratamiento no quirúrgico

Si tienes alguna enfermedad o circunstancia que pueda estar causando o empeorando los síntomas, es lógico tratar de resolverla. Por ejemplo, la obesidad, la diabetes o el hipotiroidismo son factores de riesgo, así que adelgazar o tratar las enfermedades podría ayudar. Aunque no hay realmente pruebas científicas de que esto sea así, mal no te va a hacer… 

Cuando la causa es profesional lo ideal es, al menos, adaptar las herramientas.

Por su parte, la mayoría de los síndromes que se inician en el embarazo desaparecen unas semanas después del parto, así que en estos casos lo mejor es esperar (y, si acaso, poner una férula).

Aparte de tratar de resolver la causa, existen las siguientes opciones de tratamiento del síndrome del túnel carpiano:

  • Férula. El objetivo de usar una férula rígida es mantener la muñeca en una posición neutra para evitar la flexión o extensión prolongadas, posiciones que pueden comprimir más el nervio. Esto puede mejorar los síntomas, sobre todo cuando son leves. La férula suele usarse solo por la noche. Puede también llevarse todo el día, aunque no parece que así sea más efectiva.
  • Inyección de corticoides. La inyección de glucocorticoides en la zona del túnel carpiano busca reducir la inflamación. La efectividad es similar a la de la férula, pero actúa más rápido. Puede ponerse una segunda inyección a los 6 meses. Si los síntomas reaparecen tras 2 inyecciones, se recomienda valorar la cirugía. 
  • Otras. El yoga y la movilización de los huesos del carpo podrían ayudar (aunque las pruebas científicas son muy escasas). No está clara la efectividad de otras técnicas, como los ultrasonidos, la magnetoterapia, la movilización del nervio o los masajes. Los antiinflamatorios no esteroideos (del tipo del ibuprofeno) y la vitamina B no parecen ser efectivos.

El problema de estas técnicas es que en la mayoría de los casos no proporcionan alivio a largo plazo. Lo habitual es que, a pesar de ellas, los síntomas empeoren: el 57-66 % de los pacientes se operarán dentro de los 3 siguientes años. Podría decirse, por tanto, que el tratamiento no quirúrgico es, en muchos casos, un tratamiento «de espera».

Tratamiento quirúrgico

Es el principal tratamiento del síndrome del túnel carpiano. 

La operación está indicada desde el principio en el síndrome del túnel carpiano moderado-grave. Existen muy pocas probabilidades de que en estos casos los síntomas remitan sin cirugía. Además, si no se hace nada, el nervio puede seguir dañándose. Cuanto más destruidas estén las fibras nerviosas, menos probabilidades de que cualquier tratamiento funcione.

Cuando los síntomas son leves y el nervio no está dañado, es mejor probar primero con férula y/o corticoides y, si no son efectivos, entonces se plantea la operación. 

Lo que la ciencia dice sobre la eficacia de la operación del síndrome del túnel carpiano

Es frecuente escuchar o leer por internet cosas como: «La operación del síndrome del túnel carpiano no sirve para nada» o «La operación no soluciona el problema». Esto es un mito y es falso, y te vamos a explicar por qué.

La operación (esto es, cortar el ligamento transverso del carpo) es un método efectivo para tratar el síndrome del túnel carpiano. Hay muchísimos ensayos clínicos que lo prueban y es un método recomendado, siempre que se cumplan los criterios de la indicación, por todas las guías clínicas y los expertos. Además, a largo plazo es más efectiva que la férula y que la inyección de corticoide, aunque esta última puede ser más efectiva en el corto plazo. No es cuestión de aburrirte aquí con todos los estudios, pero esto es lo que afirman las revisiones que sobre el tema han hecho los expertos del UpToDate, Cochrane y la American Academy of Orthopaedic Surgeons, entre otras instituciones de prestigio.

¿Y cómo de efectiva es la operación? Según los estudios, la operación consigue resultados exitosos y duraderos en el 70-90 % de los casos. Aquí es importante tener en cuenta que, cuanto más grave sea el síndrome, peores serán los resultados. La operación descomprime el nervio, pero no lo repara si está dañado. La fibras nerviosas son capaces de recuperarse progresivamente, pero solo cuando el daño no es muy grande. 

Por eso, para que los resultados de la operación sean óptimos, no debe esperarse a que las fibras nerviosas estén muy lesionadas. Aun así, incluso en estos casos la cirugía es el mejor tratamiento, ya que los síntomas pueden mejorar y se evita que vayan a más. Sin embargo, la recuperación en estos casos es solo parcial.

Como ves, conocer el estado del nervio antes de la intervención quirúrgica es importante. Por eso, siempre es recomendable realizar un electromiograma.

¿Cómo es la operación del síndrome del túnel carpiano?

El procedimiento

La operación del síndrome del túnel carpiano consiste en cortar el ligamento transverso del carpo, con el fin de liberar espacio y eliminar la compresión del nervio mediano. Grosso modo, existen 3 técnicas para seccionar este ligamento:

  • Técnica abierta: se hace una única incisión en la palma de la mano de unos 2 centímetros justo encima de la muñeca, para acceder al túnel carpiano.
  • Técnica endoscópica: se hace una pequeña incisión de 5-10 milímetros en el pliegue de la muñeca y se usa un endoscopio para la intervención. Al ser una incisión tan pequeña, se considera que esta técnica es mínimamente invasiva.
  • Técnica ecoguiada: se hace una punción de 1 milímetro en la muñeca por la que se introduce un bisturí. Esta técnica es ultra mínimamente invasiva. Como no hay cortes, el cirujano se guía con un ecógrafo para realizar la intervención. 

Las tres técnicas son igual de efectivas. Comparadas con la cirugía abierta, la cirugía ecoguiada y la endoscópica pueden tener una recuperación un poco mejor en el corto plazo. Con la cirugía ecoguiada, al realizar una punción en lugar de una incisión, no resulta necesario colocar un molesto torniquete en el brazo durante la operación. En términos de resultados, se considera que no hay una técnica superior a las otras

Es en el postoperatorio donde los resultados pueden variar. Una cirugía abierta requiere unos 3-4 meses para que vuelvas a realizar trabajo intenso con la mano. Con la cirugía endoscópica podrás volver a hacer trabajo intenso en 6-8 semanas. Y con la cirugía ecoguiada necesitarás 4-6 semanas de convalecencia antes de hacer trabajo intenso de nuevo.

Por tanto, la elección depende de:

  • La experiencia del traumatólogo. Para la cirugía ecoguiada se requiere formación específica y experiencia en el manejo de la ecografía musculoesquelética.
  • El confort durante la intervención (Por ejemplo, la cirugía ecoguiada no requiere del uso del torniquete).
  • La necesidad del paciente de tener un postoperatorio breve.

Puedes ver en esta completa guía una detallada comparativa de ventajas e inconvenientes de las tres técnicas.

En los tres casos, la intervención se hace con anestesia local (es decir, no te duele, pero no te duermen) y ese mismo día te vas a casa, sin necesidad de ingreso.

El postoperatorio

Salvo en el caso de la cirugía ecoguiada, que no requiere de vendaje, en los primeros 5-7 días tendrás que llevar un vendaje y mantener la mano en alto, para disminuir la inflamación. No tendrás que llevar férula para inmovilizar la mano, más bien al contrario: recién operado te indicarán ya que muevas suavemente la muñeca y flexiones y extiendas los dedos por completo, con el vendaje puesto. No se necesita rehabilitación, aparte de los ejercicios que hagas en casa.

Con la cirugía abierta y la endoscópica al principio no podrás mojar la herida, pero después (normalmente a partir del séptimo día) podrás ducharte con normalidad, aunque no sumergir la mano. Los puntos suelen quitarse a las 2 semanas (la cirugía ecoguiada no requiere de puntos de sutura).

Si se ha operado a tiempo, cuando todavía no existe una lesión importante del nervio, la mejoría del dolor y el hormigueo causados por la compresión suele ser inmediata después de la operación, y la sensibilidad se recupera progresivamente en unas semanas. Si ya existe destrucción de las fibras nerviosas, la recuperación es más lenta y, probablemente, incompleta. Esto no significa que la operación haya fracasado, sino que se ha hecho demasiado tarde. 

Los efectos secundarios

Después de la operación, te dolerá la palma de la mano durante algún tiempo (lógico, al fin y al cabo, te han cortado un ligamento, ¿no?). La intensidad y la duración de ese dolor varía, pero hasta los 6 meses se considera normal tener alguna molestia. La fuerza en la muñeca y los dedos también disminuye después de la intervención, y se recupera aproximadamente entre 1 y 3 meses después. 

La cicatriz se irá poniendo cada vez más roja y dura a partir de la tercera semana, y empezará a blanquearse y ponerse más blandita a partir de los 6 meses (todos estos tiempos son aproximados). Puedes masajearla con crema hidratante o ponerte parches de silicona para ayudar a este proceso (pregunta a tu médico). 

La vuelta al trabajo depende, obviamente, del tipo de ocupación, pero en general tiene lugar entre 4 y 8 semanas después de la intervención. Puedes usar un guante almohadillado para realizar las actividades que requieran presión sobre la cicatriz.

Las complicaciones

Todo procedimiento quirúrgico tiene riesgo de complicaciones. Aunque las complicaciones son muy poco habituales en este tipo de cirugía, te listamos las 3 más comunes que pueden ocurrir:

  • Problemas de cicatrización: Dehiscencia de heridas, cicatriz dolorosa persistente. Estas complicaciones desaparecen con la cirugía ecoguiada, y es especialmente importante en pacientes diabéticos puesto que son más propensos a tener dificultades para cicatrizar las incisiones.
  • Persistencia de los síntomas. La principal razón por la que los síntomas pueden permanecer es porque no se ha conseguido cortar del todo el ligamento transverso del carpo. Este es el caso más frecuente cuando la operación no la realiza un experto en cirugía de mano. Otro motivo por el que un paciente puede continuar con síntomas tras la cirugía es porque la lesión era severa y los nervios se han recuperado solo de forma parcial. En otras palabras: se ha esperado demasiado para operar y las fibras nerviosas no se pueden recuperar por sí solas. La tercera causa más habitual de persistencia de síntomas es que el paciente sufra un síndrome de doble compresión. Algunos pacientes con síndrome del túnel del carpo pueden tener también una lesión en el nervio en la zona cervical. Es decir, el nervio no solo estaba comprimido en el túnel carpiano, sino también en la zona cervical. A esto se le llama síndrome de doble compresión. Como la cirugía sólo resuelve la compresión en el túnel carpiano, en pacientes que tienen una doble compresión puede que la compresión de la zona cervical sigue actuando y provocando síntomas. Otra razón por la que puede mantenerse el dolor tras la cirugía es la presencia de otras patologías como rizartrosis, tendinitis o dedos en resorte. Finalmente, también puede ocurrir que los tejidos por dentro se pongan duros, lo que se llama fibrosis, y provoque que los síntomas no desaparezcan.
  • Reaparición de los síntomas tras un periodo de mejoría. El motivo más habitual por el que los síntomas pueden volver a aparecer pasado un tiempo es porque se produce una fibrosis tras la operación. También puede ser que los factores que predisponen al síndrome (diabetes, obesidad, etc.) no se resuelvan.

Con todo, la necesidad de reoperar porque la operación no sea efectiva es muy baja, menor del 1 %.

Preguntas y respuestas sobre la operación del síndrome del túnel carpiano

Vamos a sintetizar lo que hemos explicado, ahora en forma de preguntas y respuestas.

He escuchado que la operación del túnel del carpo no soluciona el problema; ¿es cierto? No, no lo es. La operación es el mejor tratamiento a largo plazo, y es efectivo en el 70-90 % de los casos.

¿Cuándo está indicado operar? Cuando existe lesión del nervio y cuando, aunque no exista lesión del nervio, los síntomas no mejoren a pesar de los tratamientos no quirúrgicos. 

¿Es efectiva la operación del síndrome del túnel del carpo? Sí lo es. Es el tratamiento más efectivo y duradero que hay, más que la férula y la inyección de corticoides.

¿Es mejor aguantar todo lo que pueda antes de operar? Los resultados de la operación son mucho mejores cuando no hay todavía destrucción de las fibras nerviosas. Por tanto, solo se aconseja esperar cuando los síntomas son leves y no hay lesión del nervio.

¿Cuánto tiempo tardarán en desaparecer los síntomas después de la operación? El dolor, el hormigueo y el acorchamiento disminuirán desde el principio. La fuerza tarda un poco más. La recuperación es progresiva. Si no hay lesión del nervio, a los 3 meses los síntomas suelen haber desaparecido por completo. En caso de daño nervioso, la recuperación es más lenta y solo parcial.

¿Cuánto tiempo me dolerá la cicatriz? Este tiempo es variable, pero raramente te dolerá más de 3 meses (en la mayoría de los casos, mucho menos).

¿Cuánto tiempo estaré de baja laboral? Dependerá de tu profesión, pero lo habitual es entre 4 y 8 semanas. En trabajos en los que no se realizan esfuerzos, la baja laboral puede ser de unos días nada más (incluso ninguno).

¿Qué pasa si la operación no resuelve el problema? Habrá que investigar el motivo. En algunos casos (pocos), una opción es volver a operar.

Para terminar, un consejo

No te dejes llevar de las experiencias personales de los demás o de lo que leas por ahí sin base científica. Tú y tu síndrome del túnel carpiano sois únicos, y así debe ser el tratamiento: personalizado.

Para saber qué esperar de la cirugía en tu caso concreto, habla con tu traumatólogo. Si en el electromiograma el nervio ya está muy dañado, lo más probable es que los síntomas no desaparezcan del todo. Aun así, el mejor tratamiento es la cirugía, pero es importante que tengas claras las expectativas antes de operarte.  

Referencias bibliográficas

Más información interesante:

Túnel carpiano: síntomas y causas

Cómo superar los síntomas graves del síndrome del túnel carpiano. El caso de éxito de la escritora Raquel Plaza.

Deja un comentario

  Acepto la Política de Privacidad

Túnel del Carpo te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Dr. Vivanco (Túnel del Carpo) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo de que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Túnel del Carpo) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Raiola Networks. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender tu solicitud. Podrás ejercer tu derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de correo electrónico gdpr@tuneldelcarpo.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: Túnel del Carpo, así como consultar mi Política de Privacidad.